Lo Último

Manuel Puig. Sobre lo difícil que es el desamor.


"Lo único que le pido es que si está decida a no escribirme más, por lo menos me mande esta carta de vuelta, abierta se entiende, en prueba de la leyó. ¿O será mucho pedirle?
"


Hacé click en el enlace para conocer más de Manuel Puig.

Roald Dahl. Sobre el sexo.


"El sexo es como meterse el dedo en la nariz: resulta estupendo cuando lo hace uno mismo, pero es asqueroso verlo hacer a los demás."


Hacé click en el enlace para conocer más de Roald Dahl.

#librosrecomendados | Antoine de Saint-Exupéry. El principito.


    Fábula mítica y relato filosófico que interroga acerca de la relación del ser humano con su prójimo y con el mundo, El Principito concentra, con maravillosa simplicidad, la constante reflexión de Saint-Exupery sobre la amistad, el amor, la responsabilidad y el sentido de la vida.

    Viví así, solo, sin nadie con quien hablar verdaderamente, hasta que tuve una avería en el desierto del Sahara, hace seis años. Algo se había roto en mi motor. Y como no tenía conmigo ni mecánico ni pasajeros, me dispuse a realizar, solo, una reparación difícil. Era, para mí, cuestión de vida o muerte. Tenía agua apenas para ocho días.

    La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de todatierra habitada. Estaba más aislado que un náufrago sobre una balsa en medio del oceano. Imaginaos, pues, mi sorpresa cuando, al romper el día, me despertó una extraña vocecita que decía:

    -Por favor..., ¡dibújame un cordero!

    -¿Eh!?

    -Dibújame un cordero...

     ¿Lo leíste? ¿Qué te pareció?


Hacé click en el enlace para conocer más de Antoine de Saint-Exupéry. 

#librosrecomendados | John Kennedy Toole. La conjura de los necios.

    Una vez que se conoce a Ignatius Reilly resulta imposible olvidarse de él. Este tipo incómodo, inadaptado y sometido a la necesidad de conseguir trabajo se dedica a explicarnos el mundo a través de varios cuadernos. Por sus páginas se cuelan personajes entrañables o detestables, miserables y resignados, tristes u osados, hábiles y talentosos, torpes o engreídos, que se van encadenando irónicamente hasta formar un mosaico magistral. Un reflejo cruel del género humano que combina la tragedia y la risa casi a partes iguales. La novela trasciende, así, a ese protagonista de vida azarosa y divertida para convertirse en la crítica a una sociedad que, a menudo, castiga a quienes no siguen unos cánones determinados, a esos individuos cuya inteligencia queda solapada por un aspecto repulsivo y unas costumbres que sobrepasan lo excéntrico. Merecedora del Premio Pulitzer en 1981, La conjura de los necios es una lectura imprescindible.


     ¿Lo leíste? ¿Qué te pareció?


Hacé click en el enlace para conocer más de John Kennedy Toole.