Lo Último

#49 | Vencer. Tristeza. | #respuesta - Lucila Satti


¿Cómo se vence la tristeza?
#respuesta - Lucila Satti

            Me encantaría decir que la tristeza no se vence, que no hay que luchar contra ella, que la pena, la aflicción, la pesadumbre, la melancolía, la infelicidad, el pesar, el desaliento, el desánimo, la desgracia, el desconsuelo y la depresión no son sinónimos. Que el diccionario se equivoca al definirla como un sentimiento de dolor anímico producido por un suceso desfavorable que suele manifestarse con un estado de ánimo pesimista con tendencia al llanto y a la insatisfacción. Que no es una de las seis emociones básicas del ser humano. Me encantaría no tomarla como una opositora, no mirarla de reojo, no cambiar de asiento cuando se acerca. Y sin embargo me encanta interpelarla, polemizar, pelearme con ella, decirle que ha perdido credibilidad, que en las próximas elecciones no llegará ni a candidata, que no, que no es la madre de todos los enojos y de todas las excusas. Me encantaría enseñarle a sacarse selfies, a caminar erguida, a casarse, a cocinar, a tener hijos, a comprar autos, a pagar cuotas colegios zapatos perfiles pasajes mascotas dispositivos móviles e inmóviles. Me encantaría enseñarle a criticar, a debatir, a transpirar cinismo, a sonreír de costado, a enarbolarse con la bandera de la razón y de los derechos perdidos o conquistados.  Me encantaría enseñarle a deletrear la palabra lucha, resistencia, movilización. Me encantaría explicarle el PBI, enrostrarle al detalle los motivos por los cuales la deuda externa y la deuda interna se relacionan y se entrecruzan y hacen el amor. Persuadirla de que el dólar no es dólar, de que el bitcoin no es bitcoin, de que el pobre, de que el rico, de que el poder adquisitivo, la inflación, la recesión, la deflación y los porcentajes. Me encantaría decirle que sí, que es bienvenida, que le hago el aguante, que estoy dispuesta a escucharla en silencio, que estoy preparada para escuchar lo que tenga para decirme, que me hago cargo. Pero enseguida me encantaría decirle que no, que no está detrás de todo, que no es omnipresente.
            -Y sin embargo lo es –dice una voz cuyo rostro no alcanzo a identificar-. Está detrás de la selfie, detrás de la sonrisa perfecta y en suspenso, detrás del PBI, detrás de la marcha, de la cuota, del vestido, del colegio, de la lucha, del reclamo, de la queja, de la risa, del móvil, del auto, la casa, el hijo y la farmacia.
            Es de noche, estoy a oscuras, me revuelvo sobre el sillón, me levanto, camino unos pasos, tomo una tijera del escritorio, enciendo la luz del velador y veo las facciones de esa voz. No digo nada, no puedo hacerlo.
            -La tristeza es para los valientes –completa la voz cuyo rostro reconozco aunque prefiero no identificar.
            Las tristeza, amigos, la tristeza no se mata. La tristeza se transita.

Mini bio - Lucila Satti: Lucila Satti nació en 1974 en Buenos Aires, Argentina. Estudió periodismo, fotografía y cine. Publicó sus primeros cuentos en la antología "El mundo al revés" (2001) y más tarde en "Estación Lector" (2005). En 2006 publicó su primera novela "El velatorio de las certezas", luego "El Síndrome Elmer" (2009). "Versus" es su tercera novela.

Directora y editora de la sección.
Lorena Mangieri. Es poeta y escritora. Varios de sus textos y pensamientos están volcados en su blog Juntando Hormigas. Participa activamente en cursos de escritura creativa y talleres de lectura. Ha participado con sus textos en varios eventos artísticos en la Ciudad de Buenos Aires. En el año 2004 se recibió de profesora de Filosofía. Es correctora internacional de textos en Lengua Española y en la actualidad trabaja en varios proyectos editoriales. loremangi@gmail.com


Hacé click en el enlace para conocer más de la sección #respuesta.