Lo Último

Laura Restrepo

Vida, obra y "pensamientos literarios".

Es una escritora y periodista colombiana, especialmente conocida por su novela Delirio, ganadora del Premio Alfaguara 2004 y del Grinzane Cavour 2006. Laura Restrepo es una de las escritoras latinoamericanas que tiene una gran influencia en el mundo literario. Ella tiene un estilo único que desdibuja los límites entre identidades tradicionales, categorías y conceptos. En sus obras se manifiesta una mezcla de investigación periodística y de experiencias propias, con relatos de alta intensidad que normalmente se desarrollan en su Colombia natal. Además de novelas, ha escrito ensayos y un libro infantil. Sus obras han sido traducidas a diversos idiomas.
Paralelamente a su trabajo de escritora, ha ejercido como periodista y ha participado en política activamente.Restrepo desempeñó un importante papel en los procesos de negociación con la guerrilla durante los años 1980, lo cual, de paso, le supuso un exilio forzoso, del cual pudo regresar solo después de que el Movimiento 19 de Abril (M-19) fuera legalizado. Intelectual de izquierda, defiende las posibilidades de la revolución bolivariana de Hugo Chávez, condena los odios nacionalistas orquestados muchas veces en Bogotá y otras en Caracas y cree en el proyecto de socialismo del siglo XXI. Vive habitualmente en México con su pareja, que es de ese país, pero también tiene casa en Bogotá.
Biografía.
Laura Restrepo tuvo una juventud interesante, y eso influyó su escritura. Empezó a escribir cuando tenía nueve años, y este primer cuento fue "una tragedia sobre los campesinos pobres." Pero dice que tardó 25 años más, antes de dar atención seria en su escritura. Escribe para sentir más cerca a su padre quien murió, y también para estar más cerca a otros familiares quienes murieron a causa del periodo la Violencia acontecido en su país natal, Colombia. Sobre su niñez, Restrepo recuerda: "Tuve una infancia muy feliz, en un núcleo familiar: mi padre, mi madre y mi hermana. Llena de viajes, muy nómada, siempre estábamos viajando por todas partes. Mi padre no creía en la educación convencional, entonces mi madre nos metía en colegios y mi padre nos sacaba. Él estaba siempre preocupado por que leyéramos, por que conociéramos los museos, los conciertos... fue una infancia muy libre y muy feliz". Con esta infancia muy libre ella puede tener una independencia en la cual influye el estilo de su escritura, que no teme ser diferente y escribir sobre temas revolucionarios.

Escuela y Juventud.

Laura Restrepo tuvó una relación interesante con la escuela y la educación formal. Su padre no pensaba que las escuelas en general fueran buenas. Su abuelo era autodidacta y escritor, y dominó 6 lenguajes a pesar de nunca haber ido escuela en su vida. Su padre dejó de asistir la escuela a los 13 años para trabajar. Su familia viajaba mucho y esto no permitía que Laura asistiera las clases. Él era empresario y debido a que viajaba mucho, llevaba su familia con a todas partes del mundo. Laura no pudó completar un año de escuela en el mismo lugar debido al estilo de vida de su familia. Asistió escuelas en California y Dinamarca. Por el hecho de que nunca estar en un sitio por mucho tiempo, asistió a una escuela en Corte Madera, California por un día, porque su familia tenía que viajar a otro lugar el día siguiente. Cuando estuvo en Dinamarca, tuvó una experiencia de escuela única. Cuando ella tenía 10 años asistió una escuela de cerámicas. En Madrid, la escuela la rechazó porque reprobó la prueba de admisión en gramática, matemáticas, costura y bordado, que fueron considerados requisitos básicos bajo fascismo. La educación de Laura Restrepo tuvó una gran influencia en su vida y da una perspectiva única de inteligencia. El padre de Laura tenía un pasión sobre la educación y los llevó a museos, ruinas, teatros.

Universidad.

Fue diplomada en Filosofía y Letras por la Universidad de los Andes. Posteriormente hizo un posgrado en Ciencias Políticas, fue maestra de escuela y, más tarde, profesora de Literatura en la Universidad Nacional y del Rosario. Ella fue una de los primeros miembros de su familia en ganar un título universitario. Enseñó literatura en la Universidad Nacional por un tiempo, pero dejó de ser profesora para enfocarse en la revolución en Colombia en ese tiempo.

Política y Periodismo.

Ella empieza su participación el políticas primeramente en Colombia, y después por un tiempo en España en el Partido de Trabajadores Socialistas, y finalmente en Argentina donde ella trabaja con la resistencia contra el gobierno militar. La muerte de su padre tuvo gran influencia en la vida de Restrepo. El hecho de que su padre era muy controlador y no le gustaba que ella fuera curiosa de lo más que estaba en el mundo, ella decidió tomar su propio camino decidiendo "despedírse de su padre y a nunca volver a verlo." Después de su muerte, ella empezó a ser involucrada en la política, especialmente en las políticas socialistas. Laura Restrepo era muy activa en las políticas y también es un producto del activismo en los 60s. Sus influencias eran el Revolución Cubana, Camilo Torres (un sacerdote revolucionario colombiano), y las condiscípulos de Universidad. Ella siente el dolor de ver la pobreza, la injusticia, desigualdad, y los abusos de poder que afectan las personas más vulnerables. Ella empieza trabajar en periodismo cuando ella revuelve a Colombia después de trabajar en Madrid por tres años en el Partido Socialista Obrero y después de una era de activismo contra el dictador militar en Argentina. Ella tiene muchas raíces en participar en los movimientos políticos. Laura Restrepo ha participado mucho en la política y el periodismo. En su escritura se puede ver este influencia. Su activismo político ha tenido como escenario Colombia, España, y Argentina. También viaja a lugares peligrosos y lugares en lío politico. Ella fue a Grenada durante los eventos allí, y también ella fue a la frontera entre Nicaragua y Honduras por un mes para escribir sobre la guerra entre las Sandinistas y las Contras.
Durante sus años como periodista, ella trabajaba por Semana (Colombia), y estaba encargada de escribir sobre los políticos nacionales e internacionales. En este trabajo es donde conoció a Gabriel García Márquez, quien estaba asociado con este revista en ese momento. El sirve como un mentor para Laura Restrepo, ofreciendo sugerencias en como escribir mejor. En 1983, durante el gobierno de Belisario Betancur, formó parte de la Comisión de Paz, Diálogo y Verificación que debía negociar con el movimiento rebelde M-19. En el curso de este proceso, se ve en situaciones muy delicadas que finalmente, a instancias del M-19, la obligaron a emigrar. En una entrevista ella dice, "Yo estuve muy cerca de los militantes y dirigentes del M-19 que fueron asesinando durante aquel proceso de paz. Esta experiencia quedó reflejada tres años después en su primer libro, Historia de un entusiasmo. Era una de las primeras ocasiones en que acuerdos sociales y políticas fueron usados para llegar a un acuerdo mutuo con las guerrillas. Hay mucha oposición con estas maneras para resolver conflicto, pero hay mucha apoyo también. Restrepo fue una mujer en el centro de las movimientos sociales y esto es cuando ella deja ser periodista porque ella quiere enfocar sus esfuerzos en negociaciones. Con su activismo political ella recibe amenazas contra su vida y ella se exilió durante seis años. Vivió en exilio en México —donde colaboró como columnista en el diario La Jornada y en la revista Proceso—, «siempre trabajando para el M-19, haciendo viajes a España, Centroamérica, Francia para intentar que se volviera a abrir un proceso de negociación». Dio por concluida su labor en 1989 cuando dicho movimiento decidió deponer las armas y se convirtió en un partido de oposición legal. Laura Restrepo ha vivido en Argentina por varios años también. Ella vive en Argentina durante la dictadura en los años del Partido Socialista de los Trabajadores.
Comenzó a militar en el trotskismo cuando estaba en la Universidad Nacional, «un sitio muy politizado, era la época de la revolución cubana, Mayo del 68, el movimiento campesino en Colombia, era casi ineludible entrar en esa euforia... el boom latinoamericano, muy ligado a todos estos procesos de renovación social. Ahí entré al trotskysmo. Al principio no tenía mucha idea, me metí porque uno de los dirigentes estaba leyendo En busca del tiempo perdido y me pareció que ese era mi sitio. No fue un mal criterio para elegir....», recordará más tarde, con humor, aquella época. Dispuestos a hacer la revolución mundial, sus correligionarios trotskistas la enviaron, recién fallecido Francisco Franco, a España y allí llegó a ser secretaria general de una de las Casas del Pueblo en el barrio obrero Ciudad Lineal.
Laura Restrepo ha vivido en Argentina por varios años también. Allí militó durante algunos años en el Partido Socialista de los Trabajadores, apoyó la lucha por los derechos humanos y colaboró con las Madres de Plaza de Mayo y los familiares de los desaparecidos por la dictadura. Tres años los pasó en Buenos Aires y uno en Córdoba, donde nació Pedro, su hijo de padre argentino.

Carrera Literaria.

La carrera literaria de Laura Restrepo comenzó cuando ella tenía 9 años. La primera obra de arte que ella produjo fue "una tragedia campesinos sobre pobres, garabateadas en un cuaderno." Según su familia, no había un pensamiento inmediato que su historia era algo genial, pero su padre siempre sabía que un día su hija sería novelista. A continuación, ella comenzó a escribir más y más siempre escribía una tragedia y sino, siempre era algo parecido. Con la muerte de su padre, esto fue algo que seriamente la inspiró a escribir. Ahora dice que lo hace en buena medida por amor a su padre y por su memoria. Según Restrepo, los autores que la influyeron o inspiraron más eran los que le gustaban a su padre como leía libros de autores específicos. Por ejemplo, su padre siempre le leía libros Saroyan, Steinbeck y Kazantzaki, hasta ella los conocía de memoria. A lo largo de su estancia en Colombia, ella empezó a trabajar como una periodista donde ella escribió para Semana, una revista para "la seccíon national, y ocasionalmente, política internacional." Ella tambíen fue mandada a Nicaragua y Honduras para reportar la historia de la guerra entre los Sandinistas y los Contras. Gracias al trabajo con la revista, Restrepto conoció a Gabriel García Márquez, quien la ha influido mucho. El le ayudaba y leía lo que ya había escrito y le daba consejos, "que siempre escribieran de arriba a abajo."

Estilo de escribir.
El estilo de Laura Restrepo es influida por su involucramiento en periodismo, escritura, activismo política, y también su trabajo sobre humanitarismo en Latinoamérica. Restrepo quiere llegar a una audiencia muy ancha y diverso. Esto es diferente que autores previos de Restrepo, que usan formas de escribir que, a menudo, alienan a sus lectores, pero Restrepo quiere utilizar una manera de escribir que no tiene este efecto. También, en su escritura Laura Restrepo le gusta usar el espacio liminal, hablando de las fronteras territoriales entre países o en una isla en el oceano. Ella tiene el tema de explotación en muchas de sus novelas, y explotación es una forma de violencia social. La representación de violencia es muchas veces muy gráfico y continua por mucho tiempo. Según Restrepo, su estilo de escribir antes de que ella empezó de escribir sus novelas y cuentos de ficción, ella dice " me dedique de lleno durante 20 años a la política y al periodismo, y en mis novelas he seguido dándole cuerda a esos dos grandes entusiasmos".  Además, lo que es interesante del estilo de Restrepo y su mezcla de la ficción es su "interés por investigar la actualidad y en la preocupación por presentar un referente histórico comprobable". Según Restrepo, el periodismo es una forma de investigación que "te limita a ciertos niveles superficiales" y para ella hay una "cierta necesidad de ir más allá de lo evidente".  Entonces, Restrepo mezcla la ficción como una forma de " la posibilidad de ampliar y complementar lo que la propia investigación no te da" y porque todo en un país, según Restrepo, es escondido, la ficción da es esa "necesidad de sumergirse también en esos niveles de secreto", por tanto, la ficción "hace lícito que tú complementes de manera ficticia un cuadro que tú sientes que es real, o que apunta a esas realidades un poco más profundas". 

Pensamientos Literarios.
  1. Sobre los secretos.
  2. Sobre qué entusiasma a las mujeres y qué a los hombres.

1 comentario :